Chilaquiles

Los deliciosos chilaquiles, el platillo que encuentras en todo México, desde el puesto a pie de calle hasta en los restaurantes más glamorosos y gourmet de comida tradicional Mexicana.
No hay una certeza de su origen, lo único que se sabe con certeza es que su nombre viene del Náhuatl, el Sacerdote e historiados Ángel María Garibay explicó que se deriva de Chil [Chile] y aquili [estar dentro de algo]; por lo que el significado de la palabra sería "Sumergido en chile" o "Metido en chile".
Pero más allá de su origen, no podemos dudar que esta combinación del maíz y el chile conviven en una platillo que nos ofrece una experiencia al paladar con la combinación de texturas entre lo crujiente del totopo, lo picosito de la salsa, los toques de sabor de la crema y el queso.
Es un platillo versátil porque pueden variar las salsas, desde los clásicos verdes (tomate) y rojos (jitomate) hay muchas más opciones con chile guajillo, pasilla y otros chiles; hasta preparaciones que a mi papá le encanta hacer con requesón, chile verde y epazote.
Los chilaquiles pueden ser ligeros cuando se comen solos y tan completos como se decida por sus acompañantes. Combina perfecto con cerdo, res, pollo. Se puede servir acompañado de frijoles. Sea como sea tu preferencia no dejes de prepararlos donde quiere que te encuentres.
Empecemos con la preparación, primero la lista de ingredientes, como en España no hay tomatillos ni chiles que piquen, los preparé con jitomate y chile de árbol seco que encontré en una tienda Latina...
Pero si hablamos de sustitutos, los he llegado a preparar con jitomate y chile Cayena que es muy parecido al de árbol, pero no pica. También los pueden hacer con paprika [pimentón del que pica].

Para 2 personas:
Con esta receta hice preparación para 2 personas, ustedes pueden ir estimando por la cantidad de platos a servir, o las veces que quieran repetir.


1 Jitomate grande

2 Chiles de árbol seco (no puse mucho porque compartiría con mi esposo que es español y que no está acostumbrado a tanto picante)

1 diente de ajo

¼ de Cebolla

1 ramita de epazote (en España no se encuentra así que le pongo un poquito de cilantro fresco o de perejil seco)

8 tortillas frías (puedes comprar tortillas de maíz o puedes hacer las tuyas)

Aceite

1 pastilla de consomé

Crema al gusto (en España encontramos la nata para montar, si compran nata para guisar estará muy líquida)

Queso al gusto (cualquier semicurado es buena opción, o Gouda).

Tips:
Es importante que las tortillas estén frías, es decir que no sean del mismo día para que no absorban tanto aceite.

Si son de paquete no hay problema las puedes usar de manera inmediata.

Si te gustan los chilaquiles más remojados te recomiendo las tortillas / harina de maíz blanco, por mi experiencia, aunque se doren absorben más rápido la salsa y la tortilla se aguada.

Si te gustan más crujientes, las tortillas de maíz amarillo son más resistentes y absorben menos rápido la salsa.

Iniciando la preparación de las tortillas.

Cortamos las tortillas y las doramos en aceite, cuidando que no se nos pasen.

Tips:
El aceite debe estar muy caliente
Tengan paciencia si ponen muchas unas quedarán más doradas que otras.

Haciendo la salsa
Se ponen a cocción en agua todos los ingredientes, cuando esté todo cocido se pasa por la licuadora menos el perejil o sus sustitutos
La salsa se sazona con un poquito de aceite, se le agrega el consomé y el perejil o sus sustitutos. Se deja hervir un poco pero sin que se espese demasiado.
Se vierte la salsa sobre los totopos y se deja al fuego unos minutos. A mi me gustan crujientes así que sólo los dejo para que todos los totopos se impregnen con la salsa y los saco pronto, porque me gustan con un poquito de caldito, si se dejan más tiempo la tortilla se aguada más y absorbe la salsa y quedan más secos. Pero todo es cuestión de gusto.

Ya para servir puse un par de alitas en lugar de ponerle pollo por encima que puede ser otra opción. Además de ponerse cebollita queso y crema. Solamente tenía crema para guisar, por eso en la foto se ve una crema muy líquida. Lo idea y como más me gusta es con la nata para montar, pero era un domingo y aquí todo está cerrado, pero no podía aguantarme el antojo de mis chilaquiles.

Nuestro platillo está listo, así que a disfrutar.

¡Buen provecho!
No te olvides de dejar tus comentarios, decirnos que tal te ha ido haciendo nuestras recetas. Se aceptan sugerencias. Y sobre todo te invitamos a que compartas para impulsar la gastronomía Mexicana fuera de las fronteras de nuestro país.

Nancy Liliana Hernández - México