Hay Tamales

Cuando abrí el primer tamal para ver cómo me había salido, lo primero que hice fue llamarle a mi mamá y decirle... ¡mamá no me salieron los tamales!, ella vio la foto que le envié y no pudo evitar la risa...

Esta es la primera vez que los hago yo sola, llegué a ayudar en casa pero nunca hacía lo más importante, la masa...
Además me enfrentaba a pequeños detalles... estoy en España, no hay donde comprar harina para tamales, pero podría intentar con las harinas de maíz que había usado para hacer tortillas, tampoco tenía hojas de maíz, en una tienda latina había visto hojas de plátano, podrían ser opción.
Del relleno no me preocupaba, llevaba días pensando cómo hacerlo, sobre todo porque aquí no hay chiles ni el tomatillo, ingredientes básicos para los tamales verdes.
Era 1 de febrero y no quería quedarme con el antojo, sería el segundo año que no los comería y si vives fuer a de México, sabes que cuando son fechas de fiesta civil o religiosa nos llega la nostalgia.
En viajes de trabajo por Colimbia, escuador y Guatemala he probado diversidad de tamales, claro con otros nombres, como las humitas, así que me dispuse a buscar algo en una tienda de insumos latinos y cuál cue mi sorpresa que encontré Maseca a granel y hojas de maíz (frescas no secas) así que dije vamos a hacerlos, ya tenía manteca de cuando hice carnitas y tenía para hacer el relleno así que me decidí y manos a la obra...
Aquí les cuento cómo fue todo mi proceso para hacer los tamales.

Haciendo la masa para los tamales de sal

Ingredientes
1 kilo de Harina de maíz
2 tazas de caldo de pollo
250 g. de manteca de cerdo
Sal

Preparando la masa par los tamales de dulce
Ingredientes
Azúcar al gusto
Pasas al gusto
Colorante vegetal al gusto
Mermelada del sabor a su gusto

NOTA: hay muchas recetas, creo que todas, le ponen un poco de royal, pero en casa nunca le han puesto, así que lo hice siguiendo la receta de mi casa y no le puse, si ustedes quieren pueden ponerle un poquito para que no se sienta el sabor.

Lo primero que tenemos que hacer es batir la manteca, se puede hacer con batidora, que nos llevará unos 5 minutos, si la hacemos a mando tardaremos unos 15 minutos.
En esta ocasión lo hice a mano, tratando de replicar cómo lo hace mi papá (en casa él es el encargado de hacer la masa, aprendió de mi abuelita, la mamá de mi mamá, él era su mejor aprendiz).

Tip:
Es recomendable tener la manteca a temperatura ambiente, si la tienes en el refrigerador sácala con suficiente tiempo para que esté templada cuando la empecemos a utilizar.

Usaremos el caldo, que obtendremos de la cocción del pollo o carne que pondremos a cocción para el relleno. En caso de que hagan tamales sin carne pueden disolver un cuadrito de consomé (de su preferencia).
El caldo debe estar templado cuando se incorpore a la harina.

Batimos la manteca hasta que cambie a un color más blanco y la textura sea parecido a un betún.
Poco a poco agregamos la harina, si no vas a hacer tamales de dulce, éste es el momento para agregarle sal. Si vas a hacer tamales de dulce, sigue el proceso sin agregar sal.
Una vez que se tenga integrado la harina y la manteca, se va poniendo poco a poco el caldo y se sigue amasando.
Se agrega poco a poco para evitar que se nos pase de caldo. La masa debe tener una textura muy suave.

¿Cómo saber que ya está la masa?
La prueba que yo hice fue la de poner una bolita de masa en un vaso agua fría. Si la bolita se va a l fondo quiere decir que le falta, cuando está lista la bolita debe quedar en la superficie.
En este momento, separa un poco de masa para hacer los tamales de dulce a la que le vamos a poner el azúcar, las pasas y un poco de colorante vegetal del color que de acuerdo al relleno que vayan a poner o los pueden dejar sin colorante.


Preparando el relleno
Ingredientes

Pimiento
Paprika (pimentón en polvo del que pica y del que no pica)
Ajo
Cebolla
Cominos
Aceite de oliva
Chile de árbol
Pollo o cerdo

En un poco de aceite se pone a freír el pimiento, el ajo, la cebolla, la paprika y los cominos, (no le puse chile de árbol seco que tenía porque todos los comensales serían Españoles así que decidí ponerles un poco de paprika de la que pica para que tuviera un poco de picor, pero tolerable para ellos).
Se muele todo y se regresa a la sartén para terminar de sazonar dejando hervir un poco. La salsa no debe quedar muy aguada, más bien espesa por lo que hay que hacer suficiente, reservé un poco de salsa para ponerle una vez que los serví.
El pollo que se puso a cocción con hierbas de olor, ajo y cebolla se desmenuza. Mucha gente usa la pechuga por ser más rendidora.

Ahora sí ya estamos listos para el paso de hacer los tamales, para esto debemos preparar las hojas, como les comenté encontré hojas de elote frescas, normalmente en México se usan hojas de tamal secas y hay que ponerlas a remojar para poderlas usar.

Otro factor diferente de las hojas fue que las encontré abiertas, y no cerradas como siempre las había acostumbrada a usar.
Las hojas que conseguí estaban congeladas, así que sólo tuve que darles una pequeña lavada y ya no las tuve que poner en remojo.

Así que coloqué la masa en el centro de la hoja, expandí la masa, le coloqué el pollo y la salsa, cerré las hojas y después doblé la hoja de abajo hacia arriba.

Para los tamales de dulce hice el mismo proceso, sólo que en vez de pollo y salsa, puse un poco de mermelada de melocotón.

Tip:
Si les pasa como a mí y encuentran de estas hojas abiertas, no es necesario repartir en toda la hoja (como lo hice en esta ocasión), con que coloquen un par de cucharadas en el centro y la extiendan un poco es suficiente.

Preparación de la olla
Aquí en España no tengo vaporera, pero se puede usar cualquier olla, sólo hay que buscar la manera de que los tamales queden en alto, y se pueda poner suficiente agua, yo adapté unas rejillas.
Se colocan los tamales paraditos en la olla, si te sobraron hojas los puedes poner sobre los tamales (a mí no). Cubrí los tamales con una bolsa de plástico y unas servilletas de cocina, coloqué su tapadera y los dejé por hora y media.

Tips:
Tenemos que verificar que la olla siempre tenga suficiente agua, recuerden que el vapor es con lo que se cuecen los tamales y tampoco queremos una olla quemada.

Pues quedaron listos los tamales, ¿recuerdan que al inicio les conté que no me salieron los tamales?
Bueno, pues porque yo esperaba los esponjocitos, clásicos de hoja de maíz, pero aunque quedaron gorditos no esponjaron como esperaba.

Después de reír, mi mamá me dijo, te quedaron perfectos, y me explicó, recuerda que los hiciste con masa para tortillas y no con masa para tamales que es diferente.

Así quedaron mis tamales y les gustó mucho a las personas que lo probaron, yo me di el gusto y la satisfacción de hacerlos sin ayuda, de enseñar uno de los platillos más importantes y característicos de mi México.

Lo bueno, es que sé que ya puedo hacer perfecto los tamales oaxaqueños o chiapanecos. Para la próxima compraré hojas de plátano que también hay en las tiendas de productos latinos. Ya les contaré cómo me va.
Por lo pronto puede preparar ustedes sus tamales disfrutarlos y no quedarse con el antojo...
así que a disfrutar.

¡Buen provecho!
No te olvides de dejar tus comentarios, decirnos que tal te ha ido haciendo nuestras recetas. Se aceptan sugerencias. Y sobre todo te invitamos a que compartas para impulsar la gastronomía Mexicana fuera de las fronteras de nuestro país.

Nancy Liliana Hernández - México