Nuestro preciado tesoro, el Maíz hecho tortilla...

Tortilla de maíz
No cabe duda, de que el maíz es básico en la alimentación del mexicano, tampoco dudamos por qué el maíz y los alimentos en base a este ingrediente es lo que más empezamos a extrañar cuando viajamos y residimos fuera de México.
Y es hasta que no lo tenemos cuando le podemos asignar su valor real en nuestro día a día por la gran variedad de platillos, texturas, formas y platillos que se pueden preparar con un solo ingrediente.

¿Te has puesto a pensar los platillos que puedes hacer con sólo tener la masa en tus manos? Pues en esta ocasión nos vamos a centrar en el maíz y la transformación de la masa que con solo darle diferente grosor y tamaño podemos preparar una gran variedad de platillos.

Empezamos con la masa.

Cuando estamos fuera de México, no tenemos acceso a las tortillerías y a los lugares donde nos pueden vender estas bases ya cocidas listas para su uso / preparación.Se preguntarán ¿y necesitamos una receta para hacer las tortillas?. Pues más que receta, son tips de uso de las diferentes opciones que encontramos masa como la podemos comprar en la tortillería y/o molino, así que empezaremos con la preparación de nuestra masa.

Existen muchas opciones de masa, empezando por opciones de maíz blanco y maíz amarillo. En lo personal, me gusta más de maíz amarillo, pero al llegar a España, probé también la blanca y no estuvo mal, pero sí tuve que hacer algunos ajustes sobre todo porque al tratarse de harina se tiene que humectar más para que las tortillas no se cuarteen o se rompan.

Las imágenes que les muestro son el resultado de usar la harina de maíz blanco de la marca Hacendado que encuentran en Mercadona.

Ingredientes:

* Masa de su elección

* Aguda caliente

* Aceite de Oliva

Como les menciono, pueden ocupar la que más les guste, incluso hay de venta online marcas que no usan transgénicos y son ecológicas etc.

No pongo cantidades exactas, porque depende de lo que quieran hacer y además las cantidades de los humectantes como el agua y el aceite de oliva dependen mucho de lo que va pidiendo la propia masa.

Procedimiento
A la harina hay que ponerle agua caliente, les recomiendo que sea poco a poco hasta que tenga la consistencia adecuada.
Una vez que ya tenemos la masa le agregamos un chorrito de aceite de oliva para ayudar a que me mantenga la humectación de la masa.
Si no la van a usar inmediatamente o deciden guardar para hacer el siguiente día, les recomiendo que le pongan un poquito de aceite con su mano y la envuelvan en papel film o en una bolsa de plástico en el refrigerador.

Una vez que ya van a empezar hay que amasarla un poquito, verificar que no se cuartee, si es necesario ir tomando un poco de agua tibia con las manos durante el amasado.

El siguiente reto que quiero comentarles cómo lo solucioné, fue la parte de cómo aplanar la masa si no tienes una tortilladora o máquina para hacer tortillas, lo resolví usando la tabla para picar, tratando de hacer presión de manera uniforme y una bolsa de plástico que abrí para poder poner la bolita de masa y así aplanarla.

1) Si aplanamos lo suficiente para que quede lo más delgado posible, pero de modo que fácilmente podamos despegar la masa de la bolsa tendremos las mágicas tortillas que además de acompañar cualquier alimento que preparemos, nos servirán para otros platillos como: enchiladas, tacos dorados, sopa de tortilla, tostadas, chilaquiles, quesadillas de diferentes rellenos.

2) si aplanamos menos y que no quede tan extendida la masa, podemos hacer unos sopes o picaditas como les llaman en algunos lugares.Los sopes puede ser los clásicos con frijoles, salsa, queso, cebolla picada, lechuga y crema; pero también pueden agregarle pollo, carne o algún guiso con el que cuentes.La peculiaridad de los sopes es que al sacarlos del fuego se pellizcan las orillas para contener todo lo que se le pone encima.
Una variante puede ser darle forma ovalada, sin pellizcar las orillas para hacer unos deliciosos tlacoyos.

3) la tercera opción es preparar gorditas, en este caso se tiene que usar un poco más de masa y aplanar hasta dejar un buen grosor.Lo importante es que el grosor sea suficiente para que al rellenar, la gordita pueda resistir el relleno que se le ponga.
Cuando la gordita se infle es que ya está lista para que al sacarla del fuego con un cuchillo se abra con suficiente facilidad.Las gorditas pueden rellenarse de cualquier tipo de guiso, dependen de lo que tengas en tu refri y puedas preparar o simplemente ponerle queso.
Otra variante es una gordita cerrada, se puede hacer de la siguiente manera, hacer la bolita de masa, undes el centro con los dedos, le colocas el relleno, queso, frijoles, habas, chicharrón, papa , la cierras y aplanas. Puedes hacerla sólo cocida, puede ponerle un poco de aceite o hacerlas ahogadas en aceite.

¡Buen provecho!

No te olvides de dejar tus comentarios, decirnos que tal te ha ido haciendo nuestras recetas. Se aceptan sugerencias. Y sobre todo te invitamos a que compartas para impulsar la gastronomía Mexicana fuera de las fronteras de nuestro país.

Nancy Liliana Hernández - México