¡Muéganos: crujiente, divertido y sabroso dulce mexicano!

25.09.2019

*video al final de la página 


¿Quién no recuerda este popular dulce típico que se vende en las calles de México?
Con sólo escuchar su nombre se me viene a la mente imágenes de los vendedores en los parques, fuera de las iglesias, en las ferias, en los zócalos, en las plazas de armas de muchas ciudades y pueblos en México.

Iniciemos con un poco de historia...
Al investigar sobre su origen, encontré diferentes referencias de su origen, en publicaciones de Larousse se menciona la presencia de este dulce desde el siglo XIX, en el estado de Puebla, donde tradicionalmente se vendía entre las fiestas decembrinas y concluía en Semana Santa. Elaborados por panaderos y artesanos dulceros, se degustaba en las calles y en los restaurantes de nivel alto.
Existe otra versión, de su origen más contemporáneo, y ubican su origen en 1938 siendo su creador el señor Aurelio Martínez Calva en tierras Huamantla, Puebla. Para crear una manera diferente de vender pan.
Otra versión ubica a los muéganos en Tlaxcala, en la que la tradición menciona que este dulce se popularizó durante la Revolución Mexicana y ahora se asocia a las festividades en honor a la Virgen de la Caridad cuando se incrementa la venta de este dulce.
José Hernández Castillo, cronista de la ciudad de Tlaxcala cuenta que Don Juan García, vendedor de nieves daba de regalo los muéganos que él preparaba con harina y piloncillo para acompañar a la nieve de limón.
En esta investigación, también encontré que existen diferentes variedades de muéganos. Una versión donde los cuadritos de harina fritos unidos con piloncillo en forma de placa cuadrada y se cubre con obleas de colores.
Pero la versión más popular y que se encuentra de manera más frecuente son las los cuadritos inflados unidos con piloncillo en forma de una bolita.

Ingredientes para la masa:

  • 500 gramos de harina
  • 7 gramos de levadura disuelta en agua
  • ¼ de cucharadita de royal
  • 1 cucharada de vinagre
  • 1 cucharada de azúcar
  • ½ cucharada de sal
  • Agua, la necesaria 

Ingredientes para el jarabe / miel:

  • 450 gramos de piloncillo
  • 1 limón
  • 1 y ½ tazas de agua 

En España, los ingredientes los encuentran fácil en el Mercadona, El Corte Inglés, Carrefour o en tiendas de productos latinos. Si no encuentran panela, se puede sustituir por azúcar morena 

Sabemos que no encontramos el piloncillo tal cual como en México, en España pueden pedirlo como Panela, sí así como le llaman en el sur de México y Centro América.


El Corte Inglés encuentran panela rallada, que no es azúcar morena. (algunas marcas incluso en los productos latinos venden azúcar morena en lugar de panela real que tiene menos procesos)


La Panela en trozo la encuentran en las tiendas de productos latinos, la marca es Goya hay redondos y cuadrados.
Yo prefiero en trozo para estar segura de que realmente es Panela porque pueden vender azúcar morena por Panela.

Preparación

Mezcla todos los ingredientes secos: harina, royal, azúcar, sal y además la levadura seca - que no necesita disolverse previamente-

Agrega el agua caliente poco a poco, tiene que ser caliente para que se active la levadura.

Ahora se agrega el vinagre, ponlo sin temor, no es para dar sabor, como es un ácido y por el alcohol que contiene, al momento de que la masa tena contacto con el aceite caliente la masa explota y se infla la masa.

La levadura, los polvos para hornear y el vinagre, se llaman agentes leudantes, y es para que los cuadritos de masa se inflen como burbujas.


Tienes que amasar la masa el tiempo necesario hasta que pierda lo chicloso, se despegue de las manos y sola tome forma de una bola.
No te preocupes de que al inicio sientas que no deja de ponerse chiclosa, pudes ponerte un poco de harina o aceite en las manos para que no se te pegue la masa, pero verás que conforme se amasa, va tomando consistencia hasta que se pueda formar una bola tersa...


Deja en reposo de la masa por 2 horas en un lugar caliente para que la masa logre expandirse mejor y para que no se forme una costra,  toma muy poquito aceite en sus manos, unta la bola de la masa para que no pierda humectación y también para que no se pegue en el recipiente que van a cubrir con plástico y una servilleta de tela.


Conforme la masa crece, se van observando pequeños hoyitos en la superficie de la masa, es normal y es la señal de que los leudantes están actuando.

Lo que sigue es ponchar la masa y amasar. Se le dice ponchar la masa al efecto de dar un golpecito en la superficie de la bola de masa que se infló y creció. Se amasa un poco más.

Estira la masa y cortarla en cuadritos.


No se les olvide poner un poco de harina en la superficie donde vas a poner la masa y empiezas a expandir, no se preocupen por la forma, estírala con un rodillo, no debe quedar muy delgadita porque absorben demasiada grasa.


Corta la masa en cuadritos de más o menos un cm. para que los puedan manejar al momento de armar las bolitas de los muéganos.

El paso siguiente es freír los cuadritos de masa, Acuérdate de calentar muy bien el aceite. Vas poniendo suficientes cuadritos, no te preocupes de que se peguen, al momento de caer en el aceite se despegan. Inmediatamente van a ver que se inflan. Los retiran del fuego cuando estén doraditos.

Escurre los cuadritos para quitar el exceso de grasa y ponlos en papel estraza o servilletas para quitar el exceso de grasa. En lo que se prepara la miel...

Elaboración de la miel.

En una taza y media de agua pon la panela a disolver y el jugo del limón. Deja que hierva hasta punto de bola.

El limón es importante para evitar que se cristalice la mezcla.Tradicionalmente se usa un cazo de cobre por la capacidad que tiene de calentarse y mantenerse caliente, pero se puede hacer en una olla.

Más o menos en 5 minutos verán que se disuelve y empieza a hervir, en otros 5 minutos más empieza a burbujear.
Cuando vean que las burbujas empiezan a subir, toma un poquito del jarabe con una cuchara y vacíalo en un vaso de agua helada y si se disuelve le falta, si se cristaliza está perfecto. 

Retira del fuego y deja que se enfríe ligeramente.

Llegó el momento de formar las bolitas de los muéganos:

Incorpora los cuadritos fritos con la miel y revuelven para que todos se impregnen.


Para formar las bolitas, ponte aceite en las manos para evitar que se pegue la miel, se tienen que hacer todavía calientes para poder manejar los cuadritos y que la miel todavía tenga la propiedad de pegado. 
Hay que apretar bien para dar firmeza. 

Las bolitas se colocan en una charola o plato untado con un poco de aceite para evitar que la miel se pegue. Se dejan enfriar y listo!!!!

TIPS:
Si no te quieres quemar, en una charola untada con aceite pon pequeños montoncitos de cuadritos, aunque no tengan una forma redonda muy definida.

 Esto es para darle el sentido al nombre de muéganos que significa estar unidos.
Los muéganos son muy resistentes, los puedes preparar y mantener en un ambiente seco hasta por 3 semanas.


Los pueden guardar en bolsitas de celofán, no de plástico porque en el plástico se pega la miel. Antes de guardar se ponen tantito aceite en sus manos, untan los muéganos y los colocan dentro de la bolsa, esto es para que no se peguen.

Espero que puedas disfrutar de estos ricos muéganos donde quiera que te encuentres.